Alejandro con lanza


Estatuilla que reproduce el retrato de Alejandro con lanza (doryphoros) o Alejandro en la palestra, de Lisipo (ca. 330 a. C.), conocido por fuentes literarias (Plutarco), y que, con el precedente del Doríforo de Policleto (incluso de los bronces de Riace, algo anteriores), fue imitada en la estatuaria helenística y romana (el Thermenherrscher, la estatua de Treboniano Galo) y en la renacentista (Carlos V dominando al Furor). La copia procede del Bajo Egipto, y estaría en relación con la divinización y culto a Alejandro en el Egipto ptolemaico. Según la descripción de Plutarco, la estatua, de pelo «leonino», dirigía al cielo una mirada fulminante, y un epigrama inscrito en la base de la estatua proclamaba: «bajo mi influencia [o bajo el pie] tengo la Tierra, tú ¡oh Zeus! quédate con el Olimpo». La estatuilla ha perdido la lanza que sostendría con la mano izquierda y la espada que sostendría con la mano derecha (en la descripción de Plutarco, la estatua de Delfos tendría «una lira en una mano y una lanza adelantada»). Tiene huellas de haber estado coronada con algún tocado de tipo egipcio, lo que, de corresponderse con el aspecto de la estatua original, abonaría la tesis de su localización en Alejandría (la ciudad fundada por Alejandro en 332 a. C.), mientras que la tesis alternativa sostiene que se hizo para el templo de Artemisa en Éfeso, donde Alejandro consagró su lanza tras la batalla del Gránico, y donde, según Plinio el Viejo (Naturalis historia, XXXV, 92), se localizaba una pintura de Apeles que representaba a Alejandro sosteniendo un rayo (atributo de Zeus).

Museo del Louvre.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: