Hárpalo: el tesorero traidor de Alejandro Magno

Hárpalo fue un aristócrata macedonio y amigo de la infancia del joven príncipe Alejandro. Estaba cojo de una pierna y, por lo tanto, exento del servicio militar, Hárpalo no siguió a Alejandro en su avance dentro del Imperio Persa, pero recibió un puesto en Asia Menor . Según informes, Alejandro lo contactó con una demanda de material de lectura para su tiempo libre. Hárpalo envió a su rey obras teatrales de Esquilo , Sófocles y Eurípides.

Fue uno de los exiliados por Filipo tras el asunto de Pixódaro, en el que Alejandro puso en un compromiso a su padre al frustar sus planes de fusión dinástica con el gobernador de Caria. Después del asesinato de Filipo los exiliados volvieron y fueron recompensados -Hárpalo fue nombrado tesorero de Alejandro.

Pero en el 333 a. C., poco antes de la batalla de Issos, Hárpalo huyó con el tesoro en compañía de un amigo, Taurisco, sobre el que no se sabe nada. Se fue a Grecia y se escondió por un tiempo en la Megárida. Después buscó a Alejandro para perdirle perdón y fue reinstaurado en su cargo. La razón que llevó a esa traición se desconoce: se dice que estaba en una misión secreta de espionaje, que le habían sustituido como tesorero o, si confiamos en la buena fe de este, que estaba preocupado por la enfermedad que Alejandro cogió en Tarso, o que no pensaba que Alejandro fuera capaz de vencer a Darío. Se dice que el cuñado de Alejandro, Alejandro de Epiro, estuvo implicado de alguna forma, porque mientras Hárpalo permaneció en Grecia, Taurisco viajó al palacio del rey epirota en Italia, donde murió.

En el 331 a. C. Hárpalo volvió a reunirse con Alejandro y retomó su cargo de tesorero. Después de Gaugamela y de las pequeñas estancias en Babilonia, Susa y Persépolis, se quedó en Ecbatana con el tesoro, mientras Alejandro perseguía a Darío. Desde ahí mandaba provisiones al ejército mientras este marchaba hacia el Este: les proporcionaba hombres, equipamiento, y también libros para Alejandro.

Después Hárpalo se trasladó a Babilonia, donde cometió toda clase de excesos, como organizar comilonas exóticas, o mantener una promiscua vida sexual con las prostitutas del lugar. Vivió con una cortesana ateniense llamada Pitiónica, a la que agasajaba con joyas, dinero y regalos, e incluso la adoró como a una diosa cuando murió. Entonces la reemplazó por Clicera, otra ateniense, a la que él mismo nombró reina de Tarso. También hizo grandes jardines, probando a plantar especies griegas en suelo babilonio.

Cuando Alejandro volvió de la India, Hárpalo se dio cuenta de que se había tomado muchas libertades y huyó de nuevo. Aunque Alejandro ahora era mucho menos tolerante, reaccionó mal cuando oyó que sus amigos habían desaparecido y acusó de asesinos a los hombres que le habían dado la noticia. El fugitivo fue a Atenas, llevándose con él treinta barcos, 6000 mercenarios, y 5000 talentos. Intentó que los atenienses se rebelaran, pero fue en vano. A pesar de intentar convencer a ciertos atenienses, incluyendo a Demóstenes, lo enviaron a prisión y su dinero le fue confiscado. Pero escapó y consiguió llegar a Creta, donde fue asesinado.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: