La Imitatio Alexandri en el Bajo Imperio Romano y la Edad Media

La imagen de Alejandro Magno constituirá durante toda la Antigüedad tardía e, incluso,durante la Edad Media, un modelo arquetípico del soberano ideal, que será apropiado en formas muy diferentes por todo tipo de personajes en busca de legitimar su posición de poder. Si bien ya los reyes helenísticos definieron su posición a partir del modelo de Alejandro, serían los emperadores romanos de la Antigüedad tardía los que legarían a Occidente un lenguaje iconográfico y simbólico de la imitación de Alejandro como discurso de poder.Esa apropiación de la figura de Alejandro se inicia con la dinastía de los Severos y,especialmente, durante el reinado de Caracalla. Este emperador comenzará sistemáticamente a hacer uso de la misma como un importante vehículo para legitimarse en el poder. Sin embargo, es durante el reinado de Constantino que se define una nueva iconografía imperial cristiana que ejercerá una amplia influencia en los siglos siguientes. La misma está fuertemente influenciada por el modelo de Alejandro Magno. Basta mencionar,a modo de ejemplo, la introducción de la diadema como símbolo de realeza. La imitatio Alexandri por parte de Caracalla, Constantino y los sucesores de este último se reconoce tanto en numerosas manifestaciones del discurso iconográfico oficial, como en la escenificación de las apariciones del emperador ante los habitantes del Imperio, de la quedan amplio testimonio las fuentes literarias del período.En el presente trabajo se pretende, a través del análisis de diversas fuentes literarias, numismáticas y artísticas de los siglos III al V d.C., determinar cómo la imagen de Alejandro Magno fue reutilizada en el discurso simbólico del poder durante el Bajo Imperio Romano y señalar algunas proyecciones de esos usos hacia el temprano mundo medieval.
El impacto que tuvo Alejandro Magno en el mundo antiguo ha permitido el abordaje de diferentes formas. Ya durante su vida, sus propagandistas lo definieron como «auténtico y de los héroes de Homero». Historiadores y arqueólogos han estudiado diversas facetas del conquistador de Macedonia, y cómo su legado ha influenciado el recuerdo histórico. Con la llegada del imperio romano, se producirá una apropiación de la figura de Alejandro. Ésta se inicia con la dinastía de los Severos, especialmente, durante el reinado de Caracalla. Este emperador lanzar sistemáticamente a hacer uso de la misma como un importante vehículo para legitimarse en el poder. Sin embargo, durante el reinado de Constantino que se define como una nueva iconografía imperial cristiana que produce una amplia influencia en las próximas generaciones. La misma está muy influenciada por el modelo de Alejandro Magno. La Edad Media también es receptora, de los valores y virtudes que la imagen del conquistador macedónico posee.
En el año 195d.C., el hijo mayor de Septimio Severo, Lucio Septimio Basiano, cambia su nombre al de Marco Aurelio Antonino, en un claro intento de buscar legitimidad en el pasado reciente, por ello la necesidad de evocar el nombre Antonino como sinónimo de derecho gubernamental, pero pasará a ser mejor conocido por la historiografía con el seudónimo de Caracalla, debido al uso de ciertas prendas de vestir, incluyendo un manto llamado caracallus. A partir del año 196, Caracalla es ascendido por su padre a César, trascendental porque comenzó a decidir así el gobierno dinástico de los Severos. Un año después, Caracalla se ha nombrado imperator destinatus, finalmente en el año 198, Caracalla es designado por su padre como co-emperador, desde ese momento en adelante comienza a tener influencia sobre todo el imperio debido a su nueva titulación. Su hermano menor, Geta, quien desde el año 198 ostentaba el título de César, está incorporado en el imperio como el tercer co-emperador. Desgraciadamente este anhelo paterno de ver a sus hijos llevar a cabo armoniosamente las propiedades del imperio es imposible, debido a que en los últimos años de vida de Septimio Severo, Caracalla y Geta comenzaron a dar síntomas de un odio que terminaría en tragedia.Caracalla es el único Emperador que desarrolla una admiración y una veneración personal a la figura de Alejandro Magno, exteriorizándola constantemente en sus modos de actuar. Las fuentes contienen varias referencias a este suceso, la Historia Augusta si bien, solo se refiere a esto en una ocasión, si afirma que esta obsesión comienza en caracalla siendo un joven:

Después que rebasó su niñez, bien por la astucia de su carácter, bien porque consideraba que debía equipararse a Alejandro el Grande de Macedonia, se volvió más reservado, más severo e incluso de aspecto más atroz, hasta el punto de que muchos no creían que era el mismo que habían conocido de niño. Tenía siempre en sus labios a Alejandro Magno y las hazañas que este había realizado. (Historia Augusta 1989:287)
 Dion Casio transmite muchas anécdotas de la pasión que Caracalla le profesaba a Alejandro:
 
“ él era tan entusiasta con Alejandro que usaba ciertas armas y copas que pensaba que habían pertenecido a él, tanto en los campamento como en la misma Roma(…)organizó una falange compuesta por 16000 soldados, todos ellos macedonios, la llamó la falange de Alejandro. El armamento de estos soldados era el mismo usado por las tropas de Alejandro (…) exigió ser llamado el Augusto del Este” (Dio 1955:293)
Es ciertamente probable que el trasfondo histórico de esta imitación de Caracalla hacia Alejandro haya sido la situación militar del Imperio Romano en su frontera Este, debido alas constantes hostilidades contra el imperio Parto. Septimio Severo anteriormente se había enfrentado a este imperio durante los años 197 y 198. De igual manera, Caracalla marchó hacia esa frontera para luchar contra estos enemigos, los cuales históricamente estaban relacionados con el Imperio Persa contra el que combatió Alejandro. Es factible que éste sentimiento de admiración hacia Alejandro haya sido inculcado a Caracalla por su padre Septimio Severo, quien durante la lucha por el título imperial, se enfrentó en el año 194 contra Pescenio Niger. La batalla decisiva se desarrolla en la zona de Issos en Cilicia, el mismo lugar donde Alejandro consigue su victoria contra el rey persa Darío en el año 333 a.C., es posible que esto haya despertado un primer sentimiento de admiración en Caracalla siendo todavía éste un niño.Caracalla buscó, al igual que Alejandro Magno, la universalidad del imperio, vemos esto reflejado en las constantes campañas contra los partos, como así también la supuesta boda que Caracalla pretendió con la hija del rey Parto, lo que significaría no solo la ampliación,sino también la consumación de la idea de universalización del imperio.Para realizar esta empresa y convertirse en el soberano que reine sobre el mundo, la figura de Alejandro Magno constituía el mejor vehículo para que Caracalla legitimara su accionar. 
La Constitutio Antoniniana pasó a ser el elemento legal necesario para aspirar a esa unidad y universalidad que logró Alejandro, y que Caracalla quería. La Constitutio, es un edicto que data del año 212 por el cual todos los habitantes del Imperio Romano adquirieron la ciudadanía romana. Este documento fue recibido como uno más de tantas disposiciones promulgadas, y según la falta de evidencia arqueológica que la mencía, la constitución, fue muy poca publicidad, lo que significa que esta, no necesariamente constituiría una transformación excepcional.Más allá de los fines que hallan movido a Caracalla a la creación de este edicto, no se puede discutir que el otorgamiento de ciudadanía sigue siendo una decisión revolucionaria, que contra una política antiquísima de otorgar la ciudadanía fuera de los límites de la ciudad de Roma un pequeño y reservado número de personas, los que solían ser miembros de las élites dominantes. Bajo esta medida, surgió la figura de Alejandro Magno, el cual se utilizó no solo como símbolo de la fuerza y ​​el éxito militar sino también como modelo para la búsqueda de unión entre Oriente y Occidente bajo el mando del Emperador Romano.
Durante el año 306, el emperador Constancio Cloro muere en la ciudad de York, dejando como heredero a su hijo Constantino. Constantino consiguió un mameluco con la forma de gobierno inaugurada por Diocleciano, la Tetrarquía, imponiendo nuevamente el gobierno único bajo un solo Augusto. Esta ruptura con la forma anterior del gobierno estará representada, entre otros medios, en las acuñaciones monetarias, las cuales dejarán de representar las efigies serias, con rasgos estereotipados, que intententran la igualdad entre los tetrarcas, para mostrarse como un elemento adicional, además de elementos que pueden relacionarse directamente con Alejandro Magno, la incorporación de la diadema y la mirada hacia el cielo.El termino diadema, del griego, diademo , que significa «yo uno» o «yo ato», puede ser aplicado a tiras de metal o tela que son ajustadas a la cabeza mediante un lazo. La primera diadema se usó en las representaciones monetarias de Constantino, data del año 324.Posteriormente, estas diademas fueron representadas con los adornos de metales y piedras preciosas, este cambio se debió a la necesidad de diferenciar de los Cielos, los cuales tenían un uso indebido. diadema lisa, sin ornamentos.Como se mencionó, no debe dudarse que a través de la adopción de la diadema y la mirada hacia los cielos, Constantino está describiendo graficamente el fin que propició al esquema político planteado por la tetrarquía, quedando como gobernante indiscutido de todo el imperio ¿Por qué? Entonces, ¿qué es lo que hace falta? «Jonathan Bardill, siguiendo a Patrick Bruun, dice que el uso de la diadema es un nuevo emblema de poder y de infiere que apunta a un nuevo concepto de soberanía. El cambio de imagen podría haber sido suficiente – la modificación de la imagen iconográfica en la efigie imperial- pero no fue así, ya que la incorporación de la diadema fue trascendental, debido a que esta no fue un atributo común a los antecesores imperiales de Constantino. Es necesario entender qué significa el uso de la diadema para Constantino y, entendiendo sus orígenes, por qué fue rechazada por los anteriores emperadores. En su corta vida, Alejandro Magno, logró extender su poder desde Macedonia hacia toda Grecia, sobre los territorios del imperio persa e India. Como símbolo de gobierno, quizás imitando a los monarcas persas, de sus tierras, Alejandro era ahora dueño; también se hizo por el hecho de que el uso de una cinta amarrada a la cabeza, era usado siempre por los atletas victoriosos, es posible que Alejandro adoptara la diadema como un símbolo de victoria militar.
Si bien los autores no pueden fechar exactamente cuándo comenzó el uso de la diadema por parte de Alejandro, después de su muerte en el año 323 a.C., el uso de ésta comenzó a estar íntimamente asociada a sus conquistas en vida, como así también, a su dominio sobre Asia, esto puede ser identificado en las acuñaciones monetarias realizadas por sus sucesores, como por ejemplo, los anversos de las monedas de Lisímaco.La actitud frente al uso de la diadema fue totalmente distinta durante el Imperio Romano.El Regnum fue temido por los ciudadanos romanos, equiparándolo con la usurpación, la tiranía y por ser contrario a la ley. Después de la caída del último rey romano, los ciudadanos juraron que la ciudad nunca volvería a ser gobernada por un monarca. Por ende,un símbolo tan arraigado al poder monárquico al cual no querían regresar, como así también a las monarquías de Oriente, no era bien recibido.Posiblemente, el uso de la diadema por Constantino, al igual que Alejandro Magno,significará la culminación de un proceso de dominación de una significativa porción de territorio, establecida mediante el triunfo militar. La aparición de la diadema en las acuñaciones monetarias a partir del 324 debe ser relacionada con la victoria de éste sobreLicinio, mediante la cual, Constantino se constituye en el único gobernante del imperio. Enel año 325, además de celebrarse los veinte años de reinado de Constantino, se celebró elConcilio de Nicea, mediante el cual la controversia arriana quedó solucionada. Tanto loslogros político-militares de unificación del imperio bajo su mando, como así también launificación de la Iglesia Cristiana, y por ende la única religión oficial, fueron suficientes para justificar la comparación de Constantino con Alejandro Magno y, por lo tanto, justificar la adopción de un símbolo como relacionado con una figura monarquíca.El segundo elemento iconográfico importante es la mirada elevada hacia los cielos.Muchos historiadores sugirieron que la mirada elevada en los retratos de Constantino representaba la introducción del Cristianismo en el nuevo arte imperial. Esto es extremadamente cuestionable, dado que mucha iconografía pagana – anterior al cristianismo y sobre todo helenística, también la representación. Es claro que la mirada hacia el cielo de Constantino está inspirado en los antecedentes helenísticos. Desde la primera estatua de Alejandro pasando por todas las demás, el conquistador macedónico fue representado con su mirada dirigida hacia arriba, y su rostro apuntando hacia los cielos. Esta expresión en el rostro de Alejandro sugiere la emoción causada por la comunicación entre él y el divino. Constantino tomará esta idea para representar su imagen en las monedas, asimilando así su imagen con la de Alejandro Magno, así también dejando la interpretación de su mirada a Dios.
La figura de Alejandro Magno trascender a los reyes y emperadores romanos y también revalorizada por la cultura medieval. Su historia famosa un tema de alto valor durante el medioevo. La imagen de Alejandro y sus proezas contadas en numerosas crónicas, poemas y canciones. Si bien por antonomasia, la figura de Alejandro es un modelo a imitar por la cultura cortesana, y sobre todo por los caballeros que venían a Alejandro como un héroe guerrero, y al cual, su imagen, representaba los valores de la ley militar, también se lo consideraba en los términos de caballero cristiano.La memoria de Alejandro era la inspiración de una gran cantidad de literatura caballeresca, la cual se destacaba por sus cualidades como guerrero y servirá de inspiración a la gran masa de caballeros existentes. La culminación del ideal de Alejandro fue plasmado en la obra «El Libro de Alejandro» que databa del siglo XIII. Esta obra es el resultado de un estudio cuidadoso y análisis de textos con la intención de crear una visión global y certera de Alejandro Magno. Es importante destacar que los primeros años de la Edad Media, el hombre medieval, la interpretación de los sucesos del pasado con cierta contemporaneidad, es decir, sin entender una ruptura entre los hechos del pasado y su presente. Si embargo, esto no significa que está fuera de lo común, es decir que no hubo conciencia de que ciertos hechos precedieron a otros, como por ejemplo entendieron que los hombres no fueron cristianos. Esta percepción de contemporaneidad de los hechos históricos influye en las distintas formas de arte, es por esa razón que las historias históricas de la antigüedad están imbuidas de un claro sentido medieval.
Por lo tanto, la medievalización que se realiza con la imagen de Alejandro Magno en la obra El libro de Alexandre demuestra este modo de percepción histórica continua y sin diferencias entre el pasado y el presente. La vida de Alejandro fue adaptada a las concepciones sociales y culturales del hombre medieval del siglo XIII. El personaje de Alejandro será descrito vistiendo armaduras medievales y sus acciones se desenvolverán
en una «Antigüedad» cargada de valores y resonancias medievales. En cuanto a su como el gobernante, este será presentado a una imagen y semejanza de un rey medieval, poseyendo un concepto de virtudes asociado a los reyes durante el siglo XIII, Alejandro es el continuador del linaje real, es poseedor de las virtudes esperables en un monarca, templanza y fortaleza, es un ser noble y magnánimo, en suma, el Alejandro de la obra El Libro de Alejandro es el prototipo del monarca medieval. Es interesante encontrar los paralelismos realizados por el autor de la obra entre la figura de Alejandro y del entonces monarca castellano Fernando III. En el comienzo de la obra, Alejandro demuestra su deseo de liberar su tierra del rey persa Darío. Esta situación es comparable al ideal de reconquista que imperaba durante el siglo XIII en los reinos cristianos que para ese momento ya tenía avanzado sobre los territorios en el que los musulmanes estaban en el poema. Alejandro encontró su fin debido a su codicia, es decir su imparable deseo de conquista contradiciendo los diseños de Dios. Esta idea de codificación en su imagen lo convierte en un imperfecto, el cual se perfecciona con la llegada de Fernando III, quien posee todas las virtudes de Alejandro excepto la codificación. Puede pensar entonces que el autor de la obra busca demostrar la perfección de la monarquía en la imagen de Fernando III.
La figura de Alejandro Magno constituirá durante toda la Antigüedad tardía e, incluso,durante la Edad Media, un modelo arquetípico del soberano ideal, que será apropiado enformas muy diferentes por todo tipo de personajes en busca de legitimar su posición de poder. Si bien ya los reyes helenísticos definieron su posición a partir del modelo de
Alejandro, serían los emperadores romanos de la Antigüedad tardía los que legarían a Occidente un lenguaje iconográfico y simbólico de la imitación de Alejandro como discurso de poder. Durante el siglo III, el emperador Caracalla hará suya la imagen de Alejandro buscando fundir la suya con la del conquistador. Con la llegada del emperador Constantino, la memoria de Alejandro será utilizada para definir una nueva iconografía imperial no soloen las acuñaciones monetarias sino también en las representaciones artísticas en general. Constantino será el nuevo Alejandro, quien no solo dio continuidad al imperio, en la nueva ciudad – Constantinopla–  sino que logró unificarlo bajo una sola religión, el cristianismo.Durante la Edad Media el ideal de Alejandro se adaptará en la literatura caballeresca. La memoria de Alejandro será medievalizada para poder así constituir una imagen acorde a los reyes de la época. , vemos entonces como la constante evocación de Alejandro permite que su figura ocupe un lugar eminentemente significativo en la historia, y que finalmente se convierta en una leyenda.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: