El tapiz que todo lo ve

Testigo mudo y omnipresente, la metopa delante de la que posa el Rey y a quien recibe en audiencia, tiene su historia

Hay alguien que no se pierde palabra de lo que se dicen el Rey Felipe VI y sus ‘invitados’ en la Zarzuela. Él es testigo, observador, lo sabe todo. Se trata de Alejandro Magno.

A pesar de que este rey y conquistador murió hace más de 2.300 años en la antigua Macedonia, tuvo la ‘fortuna’ de caer en la creatividad del flamenco Michel Coxcie, allá por el siglo XVI. De aquello, quién se lo iba a decir, a terminar adornando la Sala de Audiencias de los reyes de España.

Con el paso de los años, este viejo monarca -el de Macedonia-, se ha tenido que adaptar a los nuevos tiempos, seguramente forzosamente. «Si los futbolistas y actores tienen su escenario para las fotos, ¿por qué no nosotros?», se habrá preguntado la Familia Real alguna vez. Así, Alejandro Magno se ha acabado convirtiendo en el photocall de toda la gente importante que se reúne con su homólogo español del siglo XXI.

En algunas ocasiones se ha puesto en duda la estética del tapiz, o se ha criticado el juego de colores que aparece de fondo en las fotos del Borbón y sus ‘colegas’, pero es que esto no va de estética. Si no, ya hubieran puesto un croma -como los informativos de la tele-, quién sabe. Va de tradición… y alguna cosa más.

El tapiz lleva por nombre «Alejandro, antes de partir a la campaña en Asia, reparte sus riquezas entre sus amigos». No hemos encontrado confirmación oficial sobre lo que representa el cuadro, pero se hace inevitable jugar a los paralelismos. El tapiz está colocado en la sala donde Felip VI  (que simbolizaría a Alejandro) recibe a los representantes políticos (los amigos de Alejandro), y el «reparto de riquezas» del siglo XXI es hacerles recordar que si bien ellos hacen política, no olviden quién tiene de veras el poder del país (y hereditario, por cierto).

A la derecha de la imagen, elíptico, quedaba Alejandro Magno con su gesto satisfecho, la mano derecha tendida. En el centro

, irrumpía uno de los capitanes del ejército alejandrino. Recoge del suelo el saco de dinero que Alejandro Magno ha decidido repartir entre ellos.

Narraba Plutarco que un capitán, quizá el del tapiz, le preguntó a su rey: «Si lo repartes todo, ¿qué queda para ti?». A lo que el monarca macedonio respondió: «Dentro de mí, la esperanza. Fuera de mí, el mundo entero».

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: